divendres, 15 de juliol de 2011

ALBIDA Dehradun

Tras dos intensas semanas de clase, hoy Muskana ha acabado, entre lágrimas y sonrisas, su primer proyecto en Derhadun. Felices, satisfechos y enormemente recompensados por todo lo vivido, nos preguntamos si podemos estar tristes de felicidad.

EL DÍA

Hoy  hemos comenzado el día con la extraña sensación de saber que el proyecto llega a su fin. A pesar de saber desde el principio que todo acaba, cogemos el taxi con tristeza. El día nos acompaña: llueve como nunca ha llovido durante estos días. En el colegio, nos hacemos los fuertes, reímos y disimulamos. Al terminar la clase, repartimos regalos para que puedan seguir dibujando y pintando: una libreta con una foto de Muskana en la primera página y un sobre con lápices y otros materiales. Ellos responden con regalos, abrazos y alguna lágrima. También nos emocionamos…






MUSKANA

Antes de venir, nos cuestionábamos si sería posible acabar el proyecto cumpliendo todos los objetivos marcados. Ahora, a pesar de haberlo conseguido con alegría y plenitud, nos damos cuenta que aun queda mucho por hacer, por eso hemos decidido continuar e intentar crecer. El resultado de la experiencia nos ha despertado la necesidad de seguir colaborando con ésta y muchas otras escuelas.

Somos conscientes que sin vuestra ayuda no estaríamos aquí, así que queremos daros las gracias más sinceras por vuestra confianza y solidaridad.

P.S.:Nos estamos volviendo Kitsch (nos volvemos con un peluche en la maleta)!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada